Patrimonio digital

Invirtiendo en activos digitales

La desconocida alternativa de inversión

“Los internautas tenemos un patrimonio no medido en tierras y casas, sino en activos digitales con valor real en un mercado tendente y emergente.”

¿Qué es el patrimonio digital?

Es el conjunto de activos digitales que una persona u organización poseen de manera total o parcial, suceptibles siempre a la estimación del mercado.

¿Dónde nace este concepto?

Sería demasiado pretencioso decir que yo lo inventé, sin embargo, me atrevo a decir que hasta este momento todo lo que habías escuchado eran términos del diccionario como "Patrimonio", "Patrimonio cultural" o "Patrimonio nacional", pero nunca "Patrimonio digital", y es que este término nace tras la inspiración que tuve después de tantas charlas con la persona que considero uno de mis grandes mentores que me ayudó a dar forma a la idea de comparar el ejercicio de comprar tierras físicas e inmuebles con comprar negocios de internet, donde llegué a la conclusión de que en realidad no eran negocios de internet lo que yo poseía o estaba comprando sino propiedades, activos, bienes, tierras digitales.

Desde entonces este término lo he llevado conmigo, me parece poderoso, real y constructivo. Creo firmemente que a quienes vivimos de tener negocios en internet nos hace más conscientes de lo que poseemos, de repente, ser un internauta de profesión tiene mucho más valor, sentido y significado.

Ahora no considero que tenga negocios de internet (que sí, que también), sino que prefiero pensar que tengo bienes, activos, propiedades digitales que trabajan en conformar mi patrimonio.

Agradezco a Charles Thacker, la persona que me inspiró a llegar a esta reflexión, de tanto valor para mí, tras nuestras conversaciones dirunas y nocturnas durante mi estancia en Bow Island, Canadá, donde se encargó de transmitirme las claves que a él le llevaron a ser uno de los granjeros de mayor éxito de toda la provincia y de los pocos que había construido su propio imperio sin haber tenido ayuda ni herencia familiar.

¿Por qué construir el tuyo?

Existen muchas razones por las que querer construir un propio patrimonio digital, pero depende el tipo de perfil que saes, si eres un inversor cualificado te invito a que nos visites en Adelayn.com donde podremos ayudarte y explicarte en detalle cómo poder sacarle el máximo partido a tus inversiones en internet, sin embargo si eres una persona de a pie, que aún no tiene conocimientos o equipo financiero, y que pretende simplemente empezar por comprar un negocio de internet, te diré que la razón principal de hacerlo es que te puede permitir conseguir un estilo de vida de ensueño.

Hay algo muy interesante al respecto, en términos económicos hablando, y es que cuando uno adquiere un negocio de internet lo suele hacer a un precio muy por debajo del precio real de mercado, y además, suele ser un negocio (o al menos es lo que nosotros siempre recomendamos) consolidado, lo cual quiere decir que te estaría dejando entre el 3 y el 10% mensual de beneficio de la inversión que realizaste.

También es importante destacar que los negocios de internet consolidados son como las botellas de vino, a más tiempo, más valor, ¿Qué quiere decir esto? Que si el precio del activo cuando lo compraste era por ejemplo de 2.000€, y de eso hace 18 o 20 meses, ahora el precio será aproximadamente de 2.600€ (siempre que se haya manteniendo en la misma línea), es decir, un 20 o 30% superior. Conclusión, habrás estado generando un ingreso mensual muy interesante acorde a la inversión que hiciste y además tendrás una propiedad que se ha revalorizado en un 20 o 30% de tu inversión. Esto, en cifras un poco más elevadas resultan ser operaciones muy rentables y atractivas.

Mi historia brevemente resumida

Mi historia comenzó en 2005 cuando yo tenía 16 años haciendo mi primera inversión de 1.200€ en lo que fue mi primer sitio web en internet (clic aquí para saber más). Se trataba de una web de descarga de videojuegos que ya tenía un público constante y ventas recurrentes, pequeñas pero consolidadas.

Durante los siguientes cuatro-cinco años promoví más de un centenar de activos online y tuve la suerte de aprender, sobre todo, de cómo rentabilizar diferentes tipos de negocios de internet.

Cuando cumplí los 20 me propuse lanzar mi primera empresa tecnológica, lo que hoy se conoce como startup, y a los 22 me propuse lanzar la segunda donde pasé cerca de 36 meses a la cabeza. Durante este tiempo no trabajé en la compra-venta de negocios de internet debido a la dedicación exclusiva que tenía que tener, aunque eso no me impidió mantenerme al tanto de lo que iba sucediendo.

A mediados de 2014 y después de haber abandonado el plan previsto de yiobs.com (la última startup), me propuse volver a las andadas comprando un negocio de turismo: guiademalta.com, la inversión fue de unos 8.000€, y gracias a ello unos meses después adquirí blogdenuevayork.es, otro portal de turismo, donde multipliqué mi inversión por cuatro en los próximos 14 meses después de haberlo revalorizado.

Entre tanto y cuanto, y en busca de mi nueva aventura, nace Adelayn.com, una empresa dedicada a la adquisición, gestión y multiplicación de valor de negocios de internet con aspiraciones de convertirse en algo de mucha mayor repercusión: una alternativa de inversión.

Pero Adelayn no nació por arte de magia, previamente me propuse la estrategia de lanzar un mercado de compra-venta e inversión único en el mundo, y para ello era necesario crear alianzas, así que contacte con los mercados de compra-venta líderes del mercado hispano, entre ellos Duabid.com y terminé, no solo creando una sinergia de alto valor con ellos, sino incorporándolos en mi portafolio personal de activos.

En la actualidad solo busco un mismo objetivo todos los días: Aumentar el valor del patrimonio digital de Adelayn, identificando, adquiriendo y gestionando activos que se consideren de alto valor y con alto potencial de crecimiento.

Firma Aymar Celdrán